Hilos tensores para eliminar la papada

El envejecimiento del cuello y los cambios de la parte inferior de la cara pueden comenzar a ocurrir desde mediados de los 30 años. Los cambios sutiles pueden aparecer con el desarrollo de la papada temprana o la aparición de arrugas en la parte delantera del cuello, causadas por la división del músculo cutáneo (platisma) del cuello superficial.

Hilos tensores para eliminar la papada

A los 40 y tantos años, estos cambios sutiles tempranos son muy comunes, y pueden progresar hasta el punto que la zona inferior de la cara y la parte superior del cuello pueden parecer pesadas y cuadradas de frente y el cuello puede llegar a estar cada vez más blando y flácido. En la vista lateral, en un principio el ángulo agudo debajo del mentón comienza a desaparecer de manera sutil. Sin embargo, esto puede progresar con la edad y llegar a tener un "cuello de pavo", antes de que sea obviamente evidente cuando te miras de frente en el espejo.

Para las personas que tienen sobrepeso o para las personas que son simplemente genéticamente propensas a la papada, la parte frontal superior del cuello pueden desarrollar depósitos localizados de grasa persistente. En casos bien desarrollados, la grasa puede enmascarar la división muscular subyacente, y puede presentarse como un cuello flácido o papada.

Como todas las personas son diferentes, de manera similar todos los cuellos son diferentes. Obviamente algunos cuellos tendrán pocos problemas, mientras que otros pueden tener problemas más importantes o múltiples. Por lo tanto, el tratamiento debe ser adaptado específicamente para el individuo, y puede variar desde cosas muy sencillas a través de tratamientos más complejos "combo". Una consulta exhaustiva y una evaluación con un médico competente en estos tratamientos es vital para que sepas lo que es apropiado para tu caso.

Los depósitos grasos en papada o a ambos lados de comisuras labiales nos pueden alterar el óvalo facial. El tratamiento con hilos tensore ofrece unos resultados comparables o mejores que los liftings faciales tradicionales. Se trata de un nuevo concepto revolucionario para elevar la cara y el cuello, debido a sus resultados, algunos lo llaman lifting biológico.

Los hilos de polidioxanona (PDO) son una innovación única en el rejuvenecimiento no quirúrgico para la cara y el cuello. No es tan radical como un lifting facial quirúrgico. El efecto tensor provocado por la suspensión de los hilos puede dar una apariencia fresca, saludable y lo más importante, más joven. Al elevar la cara se consigue un aspecto menos cansado. Esta técnica de rejuvenecimiento necesita menos tiempo de inactividad y es más barata.

Hilos tensores en papada

El procedimiento con hilos tensores utiliza una modificación del tipo estándar de los hilos de sutura que se han utilizado en la medicina tradicional durante muchos años. Cuando se insertan debajo de la piel, el hilo de sutura levanta o aprieta el área de orientación. Esto restaura la estructura de la cara. Las cejas, zona de los pómulos, la mandíbula y la parte superior del cuello son las primeras partes de la cara en ceder, y éstas son particularmente buenas zonas para el tratamiento con hilos tensores.

Este procedimiento de rejuvenecimiento cuyo objetivo es minimizar el descolgamiento de los tejidos y redefinir la estructura de la cara, como el borde de la mandíbula o recoger la papada, se realiza bajo anestesia local. Los hilos se insertan a través de una diminuta aguja hueca. El nivel de elevación conseguido se determina por el tipo y el número de hilos utilizados y la cantidad de tracción requerida. Los resultados obtenidos son diferentes para las diferentes personas, por lo que es necesario adaptarlo específicamente a cada paciente para que dé los resultados deseados.