Hilos tensores para orejas

La cirugía estética de orejas recibe el nombre de otoplastia. El término "otoplastia" significa literalmente "la remodelación de las orejas". Lo más común es que el procedimiento se realice para corregir las orejas prominentes estableciendo la piel más cerca de la cabeza. Las orejas vienen en todas las formas y tamaños, sin embargo, la "otoplastia" puede referirse a la corrección de una serie de diferentes deformidades de las orejas.

Hilos tensores para orejas

Los niños son en muchas ocasiones las víctimas de apodos crueles como "Dumbo". Por lo tanto, son los candidatos más probables para la cirugía de orejas u otoplastia, pero esta cirugía se puede realizar a cualquier edad después de que las orejas hayan alcanzado su tamaño final, por lo general aproximadamente de los cinco a los seis años de edad. Generalmente, es mejor realizar al niño la otoplastia justo antes de ir a la escuela. No hay ningún beneficio médico por esperar más tiempo. Un niño que nunca antes fue consciente de sus orejas, puede llegar a atormentarse una vez que ha comenzado la burla.

En los adultos de todas las edades, las orejas prominentes son frecuentemente antiestéticas y pueden incluso conducir a la insatisfacción con la apariencia y la incapacidad para seleccionar peinados.

A los niños por lo general, se les realiza la otoplastia bajo anestesia general (completamente dormidos), mientras que muchos adultos eligen sólo anestesia local con sedación. Tanto los adultos como los niños tienden a irse a casa el mismo día de la cirugía. La incisión para la otoplastia se oculta en el pliegue detrás de la oreja. El cartílago es esculpido y con frecuencia las suturas son colocadas para sostener el cartílago en su nueva posición.

Hay muy pocas molestias y los resultados son a menudo bastante espectaculares. La cirugía de las orejas puede mejorar la asimetría, que existe antes del procedimiento. Sin embargo, como con todos los procedimientos de cirugía plástica facial, es imposible lograr una simetría perfecta debido a las variaciones en la posición del oído y la anatomía.

Para las personas que no quieran someterse a una cirugía estética por los riesgos que conlleva y que no tengan unas orejas extremadamente salidas, tienen otra opción con resultados muy satisfactorios, la otoplastia con hilos tensores.

La otoplastia con hilos tensores pueden corregir las orejas de soplillo. El paciente puede conseguir una apariencia más armónica. Las orejas quedan pegadas a la cabeza y el procedimiento es muy sencillo e indoloro. El procedimiento puede realizarze bajo los efectos de una pomada anestésica. Simplemente se realiza una incisión por detrás de la oreja, que es por dónde se introducen los hilos tensores con la ayuda de una aguja. Una vez introducidas las suturas, se extrae la aguja por la zona de la incisión y esta se cierra con un par de puntos de sutura.

El tiempo de inactividad es mínimo. Es posible que el paciente experimente molestia, hinchazón o amoratamiento en la zona tratada. Todos estos signos desaparecerán en una semana como máximo. Se recomienda que el paciente duerma con una cinta para dormir durante unas cuantas semanas.

Este procedimiento con hilos es mínimamente invasivo y rara vez se producen efectos secundarios o complicaciones. Sin embargo, si quieres reducir al mínimo tus posibilidades de fracaso, busca a un cirujano experimentado para que te realice la colocación de los hilos.