Hilos tensores no reabsorbibles

El rejuvenecimiento facial siempre ha demostrado ser uno de los más, si no el procedimiento de cirugía plástica más popular disponible hoy en día. Éste es capaz de quitar años en la cara de una persona, haciendo que se vea más joven y más animada, al reducir cualquier flacidez de la piel alrededor de la mandíbula y el cuello, la eliminación de las arrugas alrededor de los ojos y la frente, y en general "levantar" la cara. Esto, sin embargo, no viene sin un precio, como los liftings faciales son invasivos, requieren incisiones en la piel y la carne, y por lo tanto, también requieren un periodo significativo de recuperación.

Hilos tensores no reabsorbibles

Sin embargo, este problema se evita gracias a una alternativa no invasiva que produce los mismos resultados. La colocación de los hilos tensores.

Los hilos tensores son una tecnología revolucionaria que dan la apariencia de un lifting facial de una manera mucho menos invasiva, eliminando la necesidad de múltiples incisiones. Esto no sólo requerirá que el paciente sea anestesiado y sedado, sino que alargará el tiempo de recuperación hasta que los resultados sean visibles.

Esta tecnología utiliza hilos finos con púas o muescas, que se insertan a través de pequeños cortes hechos en los puntos críticos de la cara. Estos hilos se insertan en las partes subcutáneas de la piel de la cara. Una vez que la piel es capturada por las púas, el cirujano estira los hilos, "elevando" la cara y eliminando las arrugas, la flacidez de la piel y las líneas de expresión. De esta forma se consigue una cara más suave y más joven.

Debido a las pequeñísimas incisiones, a menudo este procedimiento se realiza sin o con muy poca anestesia. Lo más importante, es que este procedimiento sólo dura una o dos horas y los resultados se ven al instante. Esto significa, que al terminar, el paciente puede ver su nueva apariencia. De esta forma, puede compartir inmediatamente sus impresiones con el cirujano y comentar si se requiere algún que otro cambio.

Estos cambios son entonces posibles porque el tratamiento es reversible y cambiable, lo que permite que el cirujano tenga el máximo control sobre los resultados, de esta forma, se consiguen unos resultados más satisfactorios para el paciente. Una vez que el paciente ha aprobado cualquier cambio, el cirujano puede anudar los hilos y ocultarlos para que sean invisibles debajo de la piel, completando así el procedimiento de los hilos tensores.

Los avances en este campo de la cirugía plástica han dado lugar que en el procedimiento de los hilos tensores, se utilicen hilos hechos de polipropileno, un hilo más preciso, claro y no absorbible. Es más preciso, ya que, a diferencia de los hilos normales, estos hilos son guiados a lo largo de las curvas de nivel, insertándose a través de pequeños cortes justo por encima de la línea del cabello del paciente, moviéndolos hacia abajo.

Hilos tensores que no se reabsorben

El resultado final es una versión aumentada de los hilos normales, consiguiendo así, un lifting facial de aspecto más preciso y más natural. Mientras que las ventajas de que sea un procedimiento no invasivo y que no requiera tiempo de recuperación ya son increíbles, la mayor ventaja de los hilos tensores es su precio. Un procedimiento típico con hilos tensores cuesta mucho menos que la cirugía estética normal, ya que no se utiliza anestesia y no requiere de un equipo especial. En algunos casos, incluso, los hilos tensores cuestan menos de la mitad del costo de la cirugía estética tradicional.

Hilos tensores de polipropileno

El uso más común del polipropileno en el campo médico es en la sutura no absorbible sintética Prolene®, fabricada por Ethicon Inc. El polipropileno se utiliza en diversas operaciones estéticas y no estéticas. Es un material indoloro y rara vez, o nunca, es rechazado por el cuerpo.

En el procedimiento de los hilos tensores también se utilizan suturas reabsorbibles, te las comentamos en el artículo: Hilos tensores reabsorbibles.