Hilos tensores para labios

Un lifting biológico de labio da una nueva forma a los labios, haciendo que el borde de color rosa, conocido como el borde bermellón, sea más prominente. Modificar la zona superior de los labios puede ofrecerte un aspecto más carnoso y mejorar tu sonrisa. Tanto las mujeres como los hombres son candidatos para un lifting de labios con hilos tensores.

Hilos tensores para labios

El lifting de labios tradicional es un procedimiento quirúrgico. No es el único procedimiento que puede llevarse a cabo en los labios. Las personas que quieren un aumento de labios, también pueden optar por un procedimiento no quirúrgico con relleno dérmico. En este procedimiento se inyecta relleno dérmico en los labios. A veces estos dos procedimientos pueden combinarse en la misma cirugía.

Los hilos tensores son una excelente opción para tratar las arrugas supralabiales y así conseguir un rostro más terso y unos labios más jóvenes. Los efectos de la mayoría de los procedimientos no quirúrgicos, sin embargo por lo general duran un máximo de seis meses, mientras que los efectos de los hilos tensores pueden durar de 1 a 2 años. El lifting labial quirúrgico puede durar algunos años más, aunque es un procedimiento más invasivo.

Podrías beneficiarte de la cirugía de levantamiento labial con hilos tensotes si notas los signos de la edad en ellos, si has desarrollado el dichoso "código de barras" sobre el labio superior; si las esquinas de tu boca quedan caídas, que te da un aspecto enojado o triste, por lo que pareces mucho más viejo de lo que eres; o si quieres un resultado que dure más que las otras alternativas no quirúrgicas.

Las técnicas de efecto tensor (“lifting”) en los labios pueden revitalizar tus labios y hacerte parecer más joven. La colocación de los hilos puede durar de entre 30 y 60 minutos y se realiza bajo los efecto de una crema anestésica, ya que el procedimiento es mínimamente doloroso. Una vez finalizado el procedimiento, te puedes ir a casa.

El tiempo de recuperación es relativamente corto, pasadas 24 horas después de la cirugía puedes darte una ducha o aplicarte maquillaje. Los resultados son inmediatos, aunque en los siguientes dos meses irán mejorando, ya que los hilos tensores estimulan el colágeno y la elastina de la piel que rodea cada hilo y sus alrededores, creando una red subdérmica de soporte. Este efecto también mejora la calidad de la piel.

Inicialmente puedes experimentar algo de hinchazón, malestar o moretones, sobre todo en los 3 primeros días. La hinchazón debería haber desaparecido por completo después de una semana.

El cirujano puede aconsejarte que sólo consumas líquidos fríos y comidas frías durante las primeras 48 horas después de la colocación de los hilos. Los efectos secundarios y las contraindicaciones son casi inexistentes en este tipo de procedimiento para la elevación de los rasgos, ya que la polidioxanona, que es de lo que están hechos los hilos tensores, es un material ampliamente utilizado en la cirugía cardíaca y oftalmológica, reabsorbible por el cuerpo y muy seguro. Igualmente, la mejor manera de minimizar el riesgo es encontrar un cirujano plenamente cualificado con formación en la colocación de los hilos tensores en los labios que tenga un historial de éxito con estos procedimientos. Las fotografías del antes y después puede ser una herramienta muy útil en la elección de un cirujano.