Hilos tensores japonses

La colocación de los hilos tensores japoneses de PDO (polidioxanona) es una técnica cosmética mínimamente invasiva que mejora la flacidez creando un efecto lifting en la piel de la cara y el cuello. Esta técnica de rejuvenecimiento facial utiliza múltiples minihilos de polidioxanona quirúrgicos. Esta sutura de reabsorción lenta no es un sustituto del lifting facial. Proporciona cambios modestos y sutiles en lugar de resultados espectaculares, y también ayuda a la gente a comprar tiempo extra antes de que pueda necesitar un rejuvenecimiento facial y un lifting de cuello.

Hilos tensores japonses

La mayor ventaja de los hilos tensores es la ausencia de cicatrices visibles y un muy corto periodo de tiempo de inactividad de las actividades rutinarias.

Es común combinar los hilos tensores con otros procedimientos no invasivos, como las inyecciones antiarrugas, tratamientos con láser y peelings faciales que ayudan a mejorar la textura de la piel. Se puede realizar una liposucción al mismo tiempo, para mejorar el contorno de la cara.

Razones para elegir los hilos tensores

Muchas personas optan por los hilos tensores para reducir los signos del envejecimiento prematuro, especialmente la flacidez de la piel en la cara y el cuello.

Eres un buen candidato para el procedimiento si:

  • Tienes entre 30 y 40 años. Las personas de 50 años o más pueden ser candidatos siempre que su piel no se haya vuelto demasiado laxa.
  • Quieres mejorar tu aspecto aumentando y resaltando las características perdidas con el envejecimiento prematuro, mejorando de la flacidez o la piel floja del rostro y el cuello.
  • Los cambios que se han producido en la cara y el cuello no son lo suficientemente graves como para justificar un lifting facial o de cuello.
  • No esperas cambios drásticos, pero sí sutiles.
  • No tienes el tiempo o la necesidad de someterte a una cirugía estética en este momento, pero puedes permitirte el lujo de pasar unos días recuperándote de procedimiento.

Cosas a tener en cuenta una vez que te has decidido por los hilos tensores japoneses

La elección de un cirujano

La colocación de los hilos tensores japoneses requiere una formación especializada, un conocimiento profundo de la composición de los músculos y el tejido bajo la piel y la experiencia con las técnicas que ofrecerán los mejores resultados. Selecciona un cirujano certificado por la junta con experiencia y entrenamiento especial en las técnicas de la colocación de los hilos tensores PDO. Asegúrate de entender las credenciales del cirujano antes de optar por este procedimiento.

Algunas de las complicaciones asociadas con los hilos tensores incluyen hilos visibles bajo la piel o irritación de la piel en la zona de colocación de las púas. Aún a riesgo de sonar como un disco rayado, es de suma importancia que elijas un cirujano con experiencia para llevar a cabo el procedimiento.

Tipo de hilos tensores

Todos los hilos tensores japoneses se realizan con suturas quirúrgicas. El procedimiento con hilos tensores se realizaba previamente con suturas permanentes. Ahora se hace sobre todo con suturas solubles que desaparecen en unos pocos meses.

Hilos tensores japoneses opiniones

Qué esperar

La colocación de los hilos tensores se clasifica como un procedimiento no invasivo y por lo general, se lleva a cabo de forma ambulatoria con anestesia local. A veces, se administra una sedación ligera por encargo. El procedimiento tarda una hora aproximadamente en completarse.

El procedimiento de los hilos tensores consiste en realizar pequeñas incisiones en lugares clave, con mayor frecuencia en la línea del cabello, y la inserción de una aguja enhebrada bajo la piel para anclar ambos extremos con la finalidad de levantar y suspender la piel. Existen diferentes variaciones de esta técnica de rejuvenecimiento facial, ya sea por la preferencia del cirujano o para satisfacer necesidades específicas del paciente. Una vez que la situación individual del paciente se ha evaluado, generalmente se utilizarán entre 2 y 20 hilos.

Precio bruto de los hilos tensores japoneses

El coste del tratamiento depende de varios factores, incluyendo el alcance de la mejora esperada, el número de hilos utilizados, los honorarios del cirujano y los honorarios de la instalación.

Por término medio puedes esperar que la colocación de los hilos tensores puede costarte entre 3.000 y 4.500 €.

Por supuesto, debes esperar que los costos sean más altos si estás combinando varios procedimientos al mismo tiempo.