Hilos tensores de colágeno

El tratamiento de la flacidez gravitacional de los tejidos con hilos tensores es una innovación reciente introducida desde Corea, ya aprobada por la FDA. Es una de las más nuevas alternativas para elevar y apretar tu cara y cuello, suprimiendo las arrugas y recuperando el aspecto juvenil sin cirugía. No hay necesidad de someterse a ninguna sesión de recuperación después del tratamiento, por lo que podrás seguir con tus actividades rutinarias de forma normal. No quedan restos de ningún residuo en tu cuerpo después del tratamiento que pueda dañarlo. Los resultados obtenidos por este tratamiento pueden durar hasta 2 años.

Hilos tensores de colágeno

Después del tratamiento, el paciente puede volver a casa y seguir continuar con su actividad normal. Te recomendamos que eches un vistazo a las contraindicaciones para que tengas una pauta de cómo actuar después del tratamiento. Los hilos pueden disolverse completamente en un periodo de 6 a 8 meses, cuando se ha construido la estructura de colágeno que sustentará la tirantez de la piel. La piel facial continuará mejorando gradualmente manteniendo los resultados de uno a dos años.

Sin embargo, en casos raros, después del tratamiento, hay posibilidades de que se produzcan contusiones, moretones y zonas hinchadas durante los próximos 3-7 días. Algunos pacientes pueden tener una cierta sensación incómoda durante unos días después del tratamiento. Sin embargo todos los síntomas desaparecerán por completo unos días después. Después de 2-3 semanas, el paciente será capaz de someterse a cualquier tratamiento, tales como tratamiento facial o con láser con normalidad. No hay efectos secundarios a largo plazo, ya que en 6 u 8 meses todos los hilos tensores se autodisolverán por completo, no dejando nada tras su presencia que pueda dañar nuestros cuerpos.

Ventaja de los hilos tensores

  • Fomentan la producción de colágeno. Juegan un papel importante en la recuperación del aspecto juvenil, la salud de la piel, la desaparición de las arrugas menos profundas de los pómulos y el estiramiento de la piel del rostro. Incluso pasada tan sólo una hora desde el tratamiento, se puede observar el resultado.
  • Disminución de las arrugas.
  • Ajuste del contorno facial. Sobre todo de la zona la línea de la mandíbula. Los resultados son visibles rápidamente, debido a la reducción de la grasa y las arrugas debajo de la barbilla y al ajuste de la forma de la nariz.
  • Efecto tensor. Se produce gracias a una "elevación" de los ojos, ajuste de las cejas, levantamiento del ángulo de la boca y formación de la barbilla.
  • Mejora la circulación de la sangre y la energía. De esta forma se crea una piel sana y con brillo.
  • Resultados en el resto del cuerpo que duran hasta un año. Al apretar los antebrazos, las caderas, el pecho y el vientre, se crea un efecto tensor que rejuvenece tu figura. Los resultados son visibles hasta un año.
Hilos tensores y la producción de colágeno

El tratamiento de hilos tensores es una de las soluciones faciales más novedosas del mercado de la cosmética. Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo, donde se implantan de forma subcutánea unos hilos de material biocompatible que crean un efecto lifting, suprimiendo tus arrugas, recuperando un aspecto juvenil y como ya hemos comentado anteriormente, sin cirugía. Gracias a este hecho, no se necesita recuperación. El paciente puede volver a sus actividades normales pasadas unas horas.

Es un tratamiento natural, no agresivo que utiliza los propios recursos de la piel. Los hilos tensores PDO (que es un material soluble) se utilizan convencionalmente para la costura de los tejidos cardio-vasculares por los cardiólogos, así que hay ínfimas posibilidades que puedan causar ningún problema alérgico una vez que se aplican a nuestra piel. En general, este hilo se disuelve gradualmente en 6-8 meses, sin dejar residuos que puedan causar cualquier efecto secundario a nuestros cuerpos.

Después de aplicar la crema anestésica en la zona a tratar en los 30 a 45 minutos previos al tratamiento, los médicos pasarán el hilo con la ayuda de una aguja espacial a través de los tejidos de la piel. El contorno o perfil de la cara del paciente definirá la forma en que el médico realice la colocación de los hilos. Este proceso del tratamiento puede durar de 20 a 40 minutos.

Los hilos estimulan una contracción del colágeno subcutáneo, reconstruyendo de nuevo el sistema vascular y mejorando la circulación de la sangre, con el fin de crear una saludable piel facial. Dado que esta intervención también aumenta la producción de colágeno alrededor de los hilos, se consiguen unos resultados aún más espectaculares.