Hilos tensores en brazos

A medida que envejecemos nuestra piel se vuelve más fina y menos elástica, nuestros músculos pierden volumen y tono y el tejido graso bajo la superficie de la piel pierde su volumen. Junto con estos resultados naturales del envejecimiento, a menudo el aumento de peso y pérdida de peso puede significar la caída o el exceso de piel.

Hilos tensores en brazos

A veces este efecto se conoce como "alas de murciélago". La zona flácida debajo del brazo superior puede hacer que las mujeres se sientan cohibidas a llevar ropa sin mangas. La colocación de los hilos tensores es un procedimiento que puede solucionar este problema, siempre y cuando, la flacidez no esté muy avanzada.

A partir de los 40 años puedes comenzar a notar una ligera flacidez en la piel de los brazos. La colocación de los hilos tensores puede corregir esta molestia antiestética y prevenir la progresión de la flacidez. Estos hilos de diferentes longitudes se componen de DOP (Polidioxanona) un material biocompatible y bioabsorbible. La intervención es completamente indolora y se realiza de forma ambulatoria en unos 30 minutos. Después, el paciente puede hacer vida normal sin sufrir ninguna molestia.

Para colocar el hilo tensor japonés el primer paso es limitar la zona donde se aplica el tratamiento gracias a unas líneas dibujadas que se asemejan a una red reticular.

Los hilos se colocan bajo la piel. Se introduce a través de una ligera punción y se elimina una vez se utiliza la cánula. Así, el hilo se tensa sin necesidad de anclaje. Si se colocan correctamente, no deben sentirse al tocar la piel.

Después de colocar los hilos, éstos se tensan de forma mecánica. La piel donde se aplica el tratamiento se redensifica. Esto puede retrasar la caída del tejido y hace que la piel se vea más firme y permanezca más tiempo estática.

En los tejidos que rodean la zona tratada, se ven incrementados los niveles de elastina y de colágeno, gracias a la estructura del hilo. Estos hilos no producen ningún tipo de alergia o rechazo, por lo que no es necesario realizar pruebas de alergia previas.

La colocación de los hilos tensores en los brazos, se puede llevar a cabo en una sola sesión. Dependiendo el caso individual de cada paciente, pueden ser necesarias más sesiones. El número de sesiones necesarias será determinado por el número de hilos que deben ser colocados para el tratamiento. Para saber cuántos hilos necesitas en tu caso, deberás consultar con un especialista. Lo más importante es que el tratamiento no superará las tres sesiones. Las sesiones debes distanciarse con un mes o más entre ellas.

Se recomienda la colocación de hilos tensores para las personas de 40 años que tienen unos brazos flácidos. Los resultados de este tratamiento se mantienen durante unos 12 meses.

Este tratamiento puede combinarse son otros para conseguir unos resultados más espectaculares. Si no eres un buen candidato para los hilos tensores, hay otros tratamientos que pueden ayudar a mejorar la flacidez en tus brazos.

Un lifting de brazos, también conocido como braquioplastia, reduce el exceso de piel y grasa del área debajo del brazo entre la axila y el codo. Es un procedimiento quirúrgico que se puede realizar en cualquier mujer u hombre, aunque la mayoría de las personas que se someten a este tipo de lifting son mujeres mayores de 40.

Sin embargo, este procedimiento es caro e invasivo. No se recomienda si tu peso es inestable o si tienes sobrepeso. Además, no deberías someterte a este procedimiento si tienes una infección en curso de las glándulas sudoríparas de las axilas. A menos que te engordes una cantidad significativa de peso (10 kilos o más), los resultados de un lifting de brazos suele durar mucho tiempo.

Hilos tensores brazos antes y despues

Los cirujanos no emprenderán ningún procedimiento en pacientes que tenga mucho sobrepeso. En algunos casos, puede utilizarse la liposucción en conjunción con el lifting de brazos para eliminar tanto el exceso de grasa como de piel.

Con este procedimiento invasivo, debes tener en cuenta que quedará una cicatriz en la parte interna del brazo superior. Se curará y se desvanecerá con el paso del tiempo. Con los años, ésta se volverá menos visibles.

Es importante discutir tus expectativas y el resultado deseado con el cirujano antes de someterte a este procedimiento.

A diferencia de los hilos tensores, el lifting de brazos es una operación quirúrgica que suele durar entre 2 y 3 horas y se realiza en un hospital o en una clínica con anestesia general. Se realiza una incisión desde el codo hasta la axila, lo que le permite a tu médico eliminar el exceso de piel y los pequeños depósitos de grasa. Se cierran los cortes con suturas. El tamaño y forma de tus brazos cambiará inmediatamente y seguirá cambiando después de que la hinchazón haya disminuido, normalmente después de unos 10 a 14 días. Tus cicatrices pueden necesitar un año para desaparecer totalmente, así que asegúrate de seguir las instrucciones de tu cirujano sobre los tratamientos necesarios para la curación de la cicatriz.