Hilos tensores. Antes y después

Antes de someterte al procedimiento, el médico te informará que no debes comer ni beber nada después de la medianoche del mismo día. También podría recetarte un antibiótico antes del procedimiento y solicitar que dejes de tomar ciertos tipos de medicamentos, como la aspirina, que pueden interrumpir el proceso de curación.

Hilos tensores. Antes y después

Después del procedimiento

Después de que te hayan insertado los hilos tensores, éstos necesitan un par de semanas para establecerse en su lugar e integrarse adecuadamente en la piel. Tu cirujano te dará instrucciones postoperatorias que debes seguir al pie de la letra para reducir el riesgo de complicaciones durante tu período de recuperación.

Éstas pueden incluir:

  • Conseguir que alguien te lleve a casa y te ayude con las actividades diarias durante al menos 24 horas después del procedimiento.
  • Limitar la comunicación hablada durante las primeras 24 horas después del procedimiento, permitiendo que la piel sane más rápido.
  • Evitar por completo la masticación durante las primeras 24 horas. Seguir una dieta de alimentos blandos y líquidos hasta unos siete días después del tratamiento.
  • El médico te recetará medicamentos orales para el dolor que no perturbarán el proceso de curación.
  • Mantén la cabeza elevada durante el primer día para reducir la hinchazón.
  • Será seguro reanudar actividades ligeras pasados un par de días. Puedes volver a tus actividades normales al cabo de una semana.
  • Trata de evitar las situaciones sociales en la primera semana. Es mejor si puedes mantenerte alejado de bodas, reuniones y otras ocasiones intensas durante unas tres semanas.
  • Evita los masajes faciales durante unas tres semanas.

Posibles riesgos y complicaciones

Al igual que con cualquier procedimiento, existen riesgos y complicaciones que pueden surgir después de la colocación de los hilos tensores.

  • El resultado no cumple las expectativas. Esta es una queja común. Es la razón por la que mayoría de los cirujanos advierten a sus pacientes antes del procedimiento sobre las mejoras limitadas o sutiles que pueden esperar de los hilos tensores. Debido a que la colocación de los hilos tensores no es un procedimiento relativamente nuevo, se siguen desarrollando técnicas y materiales. Los resultados pueden variar mucho de un paciente a otro.
  • Inmediatamente después del procedimiento pueden aparecer moretones e hinchazón. Esto es natural, y se puede esperar que se resuelvan por sí solos. La hinchazón severa debe ser reportada a tu médico inmediatamente, ya que esto podría ser debido a una infección.
  • Infecciones. Si tienes una infección en la zona tratada, tu cirujano te recetará antibióticos. Si se acumulan niveles excesivos de líquidos, es posible que tengan que realizarte un drenaje quirúrgico.
  • Hilos visibles. En pacientes con la piel fina, los hilos pueden hacerse visibles debajo de la piel poco después del procedimiento. Esto podría ser debido a una mala técnica del cirujano o porque no es un candidato adecuado para los hilos tensores. De cualquier manera, puedes reducir el riesgo de esta complicación al seleccionar un cirujano experimentado y certificado.
  • Entumecimiento o falta de sensibilidad. Estas sensaciones suelen desaparecer en cuestión de semanas, pero debes contactar con tu cirujano si persisten.
  • Hilos que migran o se rompen. En raras ocasiones, los cirujanos han observado suturas que se mueven de donde fueron colocadas. Esto puede causar una apariencia facial desequilibrada. Un hilo roto puede causar desequilibrio y hoyuelos. La solución más simple es insertar un nuevo hilo.
Fotos de los hilos tensores del antes y del después

Reducción de los riesgos

La experiencia y la habilidad del cirujano contribuirán significativamente al éxito de esta técnica de rejuvenecimiento. Puedes evitar los riesgos significativamente al seleccionar un cirujano que haya recibido entrenamiento especial en los procedimientos para la colocación de los hilos tensores PDO.

  • Echa un vistazo a las credenciales del cirujano, así como a su educación, formación y estado de la certificación de la Junta.
  • Averigua cuántas veces ha realizado un procedimiento con hilos tensores.
  • La mayoría de los cirujanos te mostrarán una galería de fotos antes y después de pacientes anteriores para que puedas crearte tus expectativas sobre el procedimiento.
  • Lleva una foto tuya de hace unos años para mostrar el resultado que deseas obtener. Tu cirujano te dirá si ese resultado es posible y razonable.
  • Averigua detalles sobre el tipo de equipo utilizado para el procedimiento, dónde se llevará a cabo y los detalles del plan de tratamiento. Asimismo, haz averiguaciones acerca de la técnica exacta que se recomienda y la marca de los hilos que se pueden usar.
  • Dile a tu cirujano que te enseñe las instrucciones preoperatorias y postoperatorias que presta a todos los pacientes.